Estas aquí
Home > Articulos > La esquina de Ricardo Tirado > María y José

María y José

Eran ya las 10 de la noche, María llegaba cansada a su casa y recuerda debía ir a la tienda a comprar unas cuantas cosas, le pide a José que la acompañe. No quería ir sola y quería pasar tiempo con él. Rápidamente José le dice que no, que prefería ver televisión.

María se fue a la tienda, compró los artículos, habló como de costumbre con el que la atendía, le deseó buenas noches y salió hacia su casa.

A medio camino un sujeto se le acerca, le intenta quitar su compra y le pide el dinero que lleva, ella se defiende, pero el asaltante con su fuerza, la apuñala varias veces. Le quita el poco dinero que llevaba, su compra, y se marcha.

Se quedó en la calle y ahí murió desangrada. Al cabo de unas horas pasa un señor, se da cuenta de el cuerpo tirado en el piso, llama a la policía y empiezan todos los tramites de lugar.

¿Qué piensas de José? ¿Qué debió hacer él? ¿Debió acompañarla y no quedarse en casa? O hizo bien porque quizás él mismo pudo ser victima de lo que sucedió…. Respóndete estas preguntas antes de seguir. Observa lo que piensas al respecto.

Tal vez no lo hiciste o tal vez sí, pero conociendo como trabaja nuestra mente, algún tipo de emoción experimentaste al leer esto. Ahora, se me había olvidado decirles que José tiene 6 años.

¿Qué estuvo bien o qué estuvo mal? Nuestra perspectiva y como vemos la situación, pasamos tanto tiempo confirmando nuestra propia opinión, cómo actuar, qué decir, que a veces olvidamos lo que es, lo sencillo.

Invertir tiempo en opinar, juzgar y criticar es parte de ser humano, también ser consciente de la manera que lo hacemos nos lleva a nuestro desarrollo personal. Muchas veces callar es la mejor herramienta, pero muchas veces gritarlo a que lo sepa el mundo es lo más adecuado. Cuidado al abusar de gritar lo que pensamos sin conocer el trasfondo de las cosas, ya prefiero preguntar los detalles y no escuchar solo lo que pienso. Así como juzgue a José, he juzgado mi vida, y todavía esta no se termina. Que venga lo lindo, lo bueno, lo malo y lo feo, pero que no se pierda el espíritu y el deseo de conocer más de lo que viene.

Si observo toda mi realidad es como la cuento, y yo prefiero hacerme una historia que me guste.

(La historia de María y José la escuché una vez, no sé quien es su autor. La conclusión es solo mi opinión.)

Source: Ricardo Tirado
María y José

Tagged

Similar Posts

Arriba
Ir a la barra de herramientas